Menú
PUBLICIDAD
Síguenos en
Guía exprés para saber escoger carne roja y blanca, ¡rica y fresca!
Cocina Vital > Blogs de Cocina > Tips de Cocina > Guía exprés para saber escoger carne roja y blanca

Guía exprés para saber escoger carne roja y blanca

Comparte
¡Te damos los mejores tips para que te lleves a casa la mejor carne!

Cuando vamos al mercado, carnicerías, pollerías o al supermercado a comprar y escoger carne roja o blanca, por lógica sabemos que es carne de calidad o que se encuentra en perfectas condiciones, pero a veces no es lo que esperábamos. Por fortuna existen señales que te ayudarán a detectar cuál es el mejor corte o pieza de carne, ya sea de pollo, res, pescado, pavo, cordero y más.

Cómo escoger carne dependiendo su tipo

Es por eso que te dejaremos una guía rápida para que puedas escoger carne, la mejor, la más fresca, deliciosa y justo en su punto.

  • RES
    Evita las carnes rosadas, escoge las que son de color rojo intenso, evita las que tienen poca grasa ya que la grasa hará que sea jugosa al cocinarse; si tiene manchas grises o verdes, es señal de que empieza a pasar su frescura o bien, echarse a perder. Procura tocarla y escoger la que sea cremosa, firme y brillosa.
  • CERDO
    La carne de cerdo debe tener un fino estriado, de un color rosa pálido y suave al tacto. Al igual que otras carnes, la grasa no debe faltar y debe lucir: cremosa, firme y jamás grisácea o amarillenta.
  • POLLO Y PAVO
    Es indispensable que esta carne sea firme, de color blanco, húmeda y sin sangre. Las piernas y patas deben ser flexibles, nunca rígidas.
  • PATO
    Esta carne de ave tiene un color más oscuro y es más grasosa que el pollo, el tono es más pálido, la pechuga más larga y gruesa. Si el pato tiene las patas rígidas o no tiene grasa en ellas, no lo compres.
  • CONEJO
    Esta carne debe ser, valga la redundancia, demasiado carnosa con un lomo redondito. En la parte de los riñones debe tener una capa delgada de grasa que los cubra y, a diferencia de otras carnes, esta debe ser seca pero brillante.
  • CORDERO
    Esta carne debe de ser color rojo claro, húmeda y al igual que la carne de res, cremosa y firme; no debe oler mal, ni lucir con manchas grises o ser de tono amarillento.
  • PESCADO
    El color del pescado va a depender del color de cada especie pero esta debe ser húmeda, sin manchas ni arrugas, las branquias deben ser de color rosado a rojo intenso. El cuerpo debe estar rígido y arqueado, observa los ojos que sean salientes y brillantes, checa que el iris sea transparente y que no tenga mancha roja. Revisa que las escamas estén unidas entre sí, brillosas y que nunca estén viscosas. El olor debe ser suave, a agua de mar, jamás tendrá un olor intenso y desagradable. Aquí es recomendable consumir pescado de temporada, lo que será otro factor que te asegurará frescura y calidad.

¡Listo! Ahora ya sabes escoger la carne más fresca para preparar tus platillos favoritos.

Debes recordar comprar en lugares de confianza, ya que son alimentos delicados que con cualquier cambio brusco de temperatura pueden echarse a perder y poner en riesgo tu salud.

Relacionadas


Escrito por: Pamela Montaño
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD