Nuestros sitios
Compartir

Frescos, duros, suizos, ¿sabes cómo elegir un buen queso?

Por: Cocina Vital 20 Dic 2017
Frescos, duros, suizos, ¿sabes cómo elegir un buen queso?

Elegir un buen queso va más allá del sabor, debes basar tu decisión en dos factores muy importantes: la calidad y sus propiedades a la hora de cocinar.


El queso es un alimento delicioso que puedes usar en una gran variedad de platillos y tratándose de elegir un buen queso hay que considerar otros factores además del sabor o precio, que para ser precisos son dos: la calidad y sus propiedades a la hora de cocinar.

Te recomendamos este video

Nutrióloga Esther Schiffman

¿Cómo elegir un buen queso?

El primer paso es leer la etiqueta del empaque y optar por aquel que su ingrediente principal sea la leche de vaca. Para elegir un buen queso, de calidad y nutritivo, debemos asegurarnos que no contenga grasas vegetales.

Un queso de calidad brinda proteínas y también es fuente de calcio, elemento importante en la alimentación de niños y adultos; así mismo proporciona vitaminas y minerales indispensables como el zinc, selenio, magnesio, fósforo, vitamina A, vitamina D y varias vitaminas del complejo B.

Un kilogramo de queso requiere alrededor de 10 litros de leche, por lo que existe una relación entre precio-calidad. Los Quesos de Estados Unidos son elaborados con leche de vaca y lo más altos estándares de calidad.

Ahora qué sabes cómo elegir un buen queso, de calidad, ocupas conocer sus características para obtener los resultados que quieres al preparar tus recetas.

Frescos, duros, suizos, ¿sabes cómo elegir un buen queso? 0

Tipos de quesos y sus propiedades

QUESOS SUAVES FRESCOS

Tienen un alto grado de humedad y por ello hay algunos ideales para untar como el queso crema, feta, cottage, mascarpone y ricotta. Estos quesos, por su textura y su suave sabor, pueden emplearse para una infinidad de recetas saladas o dulces.

QUESOS SUAVES MADUROS

Su textura es más firme y tienen una corteza enmohecida. Esta puede disfrutarse o eliminarse cuando se emplean para preparar sopas y salsas. El queso camembert, por ejemplo, queda perfecto en un pan rústico o una deliciosa galleta crujiente. También está el delicioso queso brie horneado con una salsa agridulce.

QUESOS SEMI-SUAVES

Su sabor suave a mantequilla y su textura cremosa los hace irresistibles para casi cualquier paladar. Lo mejor es que tienen una gran facilidad de fundición por lo que serán ideales para preparar desde quesadillas y enchiladas hasta platillos más elaborados. Entre algunos ejemplos que seguro conoces están el monterey jack, muenster, fontina y el tan famoso gouda.

QUESOS DE PASTA FILATA O DE HEBRA

El queso provolone, mozzarella y mozzarella fresco, son ejemplos claros de este tipo de quesos para deshebrar, rebanar o cortar. Son ideales para agregarlos a tus pastas, paninis, pizzas o comerlos solos.

QUESOS SEMI-DUROS

Estos quesos añejados como el cheddar y el colby poseen sabores más intensos y complejos. Pese a ello, no pierden su capacidad de poderse rebanar o fundir. Agrégalos a tus sándwiches, ensaladas y quesadillas.

QUESO ESTILO SUIZO

Este queso lo identificarás fácilmente por la presencia de “ojos” que lo hace atractivo para darle sofisticación a platillos como fundidos, gratines y quiches.

QUESOS DUROS

Se desmoronan fácilmente y tienen una textura granular por su bajo contenido de humedad. Son la mejor opción para un exquisito plato de quesos o para darle ese toque especial a tu ensalada favorita. El tradicional parmesano pertenece a esta categoría, así mismo asiago y el romano.

QUESOS DE PASTA AZUL

Si prefieres los sabores fuertes y distintivos, te encantarán estos quesos de textura cremosa y desmoronable como el queso azul y gorgonzola, con sus características vetas en tonos azules o verdosos.

¡Ya estás list@ para elegir un buen queso!

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ el recetario Bebidas para una Noche Mexicana¡Descárgalo GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?